Son millones los brasileños que siguen dejando el país en busca de mejores días en Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón y Australia. Se calcula que cerca de cuatro millones o más de brasileños fueron en los últimos veinte años a intentar otra vida en el
Luis Carlos Lopes

Luis Carlos Lopes

 

La diáspora brasileña Recife, Brasil - Hay múltiples diásporas en el mundo actual. Innumerables pueblos buscan refugio o una vida mejor fuera de sus países de nacimiento. En términos numéricos, llaman la atención las migraciones masivas de África, de América Latina, de Europa del este y de algunos países de Asia. Millones se cambian de patria, idioma y convivencia cultural. Van a vivir donde existe la posibilidad de trabajo, soñando con mejores días. Más que en otras épocas, el contexto de la globalización es el de la existencia de incontables casos de migraciones masivas.Los destinos preferenciales de estas migraciones son bien conocidos. Europa occidental, Estados Unidos, Canadá, Japón y Australia lideran la disputa por el mayor número de países de acogida en cada región del planeta. El destino de muchos depende de innumerables factores, que varían enormemente en cada caso. Obviamente, logran quedarse en estos países porque hay dispositivos legales o semi legales que facilitan las cosas.Los países de acogida, también ´seleccionan´ a los inmigrantes, según sus intereses y necesidades. Aun los inmigrantes ilegales, sólo se quedan porque hay trabajo e intereses por sus permanencias. Los criterios de selección de inmigrantes formateados por algunos países recuerdan los antiguos principios de eugenesia, en la búsqueda de los más aptos y por aquellos que no necesitan mayores inversiones. Buscan mano de obra altamente especializada y/o trabajadores para llenar las lagunas de sus economías.En Europa, países que mantuvieron colonias en Asia, África y América reciben millones de inmigrantes desde allá. Normalmente, ellos eligen sus países de adopción según la lengua y la existencia de núcleos antiguos de inmigración que facilitan su llegada e instalación. En Asia, Japón, por ejemplo, ha recibido miles de origen brasileño, en búsqueda de trabajo con fines de ahorrar, y después invertir en Brasil. En este caso bastante particular, los inmigrantes son descendientes de japoneses que inmigraron a Brasil en el pasado. Estados Unidos y Canadá son destinos de emigrantes salidos de todas partes. Predominan los latinoamericanos, los habitantes de países asiáticos más pobres y los africanos, sobre todo los árabes y los pueblos de África Central. En todos los casos el destino de muchos se explica por los contactos anteriores, derivados de la política y de la economía, la existencia de la proximidad geográfica, entre otros factores.Brasil es hoy un país de emigración. Sigue, a pesar de todo, recibiendo inmigrantes, como en el pasado, gente que llega de todas partes. Sin embargo, el número de los que salen (emigrantes) es bastante mayor que en cualquier época de nuestra historia. Se calcula que en los últimos veinte años cerca de cuatro millones o más de brasileños se fueron del país. Algunos se fueron y jamás regresaron. Otros, por diversas razones, volvieron espontáneamente o fueron obligados a retornar. De los que regresan, algunos deben radicarse definitivamente en Brasil. Otros regresan al mismo destino anterior o por una nueva tentativa de sobrevivir en una región desconocida.La diáspora brasileña tiene, como las demás, puntos de concentración precisos. Los brasileños van masivamente a Estados Unidos y a la península ibérica. Además de estos dos puntos, la ya comentada emigración a Japón es un caso particular y bien problemático. Sin embargo, también se les encuentran en pequeños grupos esparcidos por todo el planeta. No es difícil encontrar brasileños, prácticamente, en cualquier país. Ellos están allá por las más diversas razones.La presencia de esta diáspora es un fenómeno nuevo que necesita ser comprendido como una de las dimensiones del actual proceso de globalización. La economía se ha globalizado, proponiendo el fin de la antigua posibilidad de desarrollo local autónomo y autosuficiente. El capital, que nunca tuvo patria, se ha dado cuenta de las ventajas de viajar en la velocidad de las redes de comunicación y de los computadores conectados al mercado financiero internacional. Es más lucrativo comprar insumos donde es más barato, producir en los países de sueldos más bajos y vender en el mercado mundial. También es un buen negocio dar empleos a inmigrantes en el llamado primer mundo, en las condiciones que se conoce a través de los medios de comunicación y de los testimonios de retornados.Los emigrantes son piezas de estos engranajes, intentan sobrevivir en las grietas de este nuevo orden mundial. Tienden a ir hacia los centros que los acogen, interesados en lo que ganarán con esto. Se van porque aún faltan empleos, sueldos dignos o no están de acuerdo con el orden interno de sus países de origen. Hay gente que migra porque no posee medios para profesionalizarse y obtener un mejor empleo. Generalmente van hacia el empleo incierto en el exterior, ganando mucho más en el mismo tipo de empleo que en su país de origen.Todo esto genera un fenómeno sociocultural y político nuevo, que algunos ya denominaron como "estado inmigrante", compuesto por agrupaciones de brasileños esparcidos por la faz de la Tierra. Ellos vienen buscando reconocimiento y algo de ayuda de la madre patria. No deben ser abandonados porque huyeron de sus países. Tuvieron demasiadas razones para esto. Además, tienen el derecho de ir y venir por el mundo y de experimentar la vida en otros países y sacar sus propias conclusiones. Algunos logran tener una buena vida. A otros les va muy bien financieramente, pero reclaman que les falta algo que no logran entender. Otros, cuando mucho, consiguen un poco de dinero a costa de mucho esfuerzo y sufrimiento. Todos son brasileños, aunque ciudadanos del universo globalizado. Necesitan superar diferencias, abrazarse y organizarse en el exilio especial de nuestros días.
__________________
Luis Carlos LopesCorresponsal del periódico La Insignia desde Brasil .

 


 
Revista Mirada Global © Copyright 2009